domingo, 29 de marzo de 2009

CIMENTACIONES SUPERFICIALES: MAMPOSTERÍA Y ZAPATAS AISLADAS

Redactado por: Luisa Brito

Al realizar una construcción es esencial estudiar las características del suelo con la finalidad de determinar si posee las condiciones necesarias para soportar el peso de la construcción a realizar. En el estudio del suelo se inicia la labor para la construcción de las cimentaciones, de ello dependerá en gran parte la calidad de la cimentación superficial.

Las cimentaciones superficiales están enterradas, como su nombre lo indica se apoya en las capas superficiales o de poca profundidad del suelo, la suficiente como para garantizar que no producirá deterioros. Dependiendo de la función que la cimentación tenga, pueden ser: cimentaciones en concreto ciclópeo o de mampostería y zapatas aisladas.

video

Entre los materiales de construcción, el concreto ciclópeo u hormigón es de los más económicos y sencillos de trabajar; sin embargo este sistema ha quedado en el pasado pues se usaba en construcciones con cargas poco importantes; exceptuando las construcciones auxiliares como vallas de cerramiento en terrenos suficientemente resistentes.

Consiste en lanzar las piedras desde el punto más alto de la zanja al mismo tiempo que la mezcla de concreto en proporción 1:3:5, procurando mezclar perfectamente el concreto con las piedras. De tal forma, se evita la continuidad en sus juntas y el deposite del cimiento que trabaja individualmente, se convierta en un conjunto y trabaje como una unidad.


Por otra parte, las zapatas aisladas hacen honor a su nombre trabajando de manera individual. Éstas no necesitan juntas ya que al estar empotradas en el terreno no se afectan por los cambios térmicos, aunque en las estructuras es usual y aconsejable poner una junta cada 30 m aproximadamente, de manera que actúe como un soporte.


Si se analiza la construcción de un edificio que tenga una junta estructural con soporte duplicado (dos pilares), se efectúa una sola zapata para los dos soportes. Conviene utilizar hormigón de consistencia plástica, con áridos alrededor y al fondo una capa de hormigón pobre de aproximadamente 5 cm de espesor (antes de colocar las armaduras para proporcionar mayor firmeza).

En resumidas cuentas, según el Prof. Eduardo Torroja (1993), quien decía: “En definitiva el problema ha de plantearse con estas cuatro premisas o conjunto de ellas: Finalidad Utilitaria, Función Estructural o Estática, Exigencia Estética, Limitación Económica”; las cimentaciones superficiales son poco comunes ya que han caído en desuso. La solución habitualmente usada es la de las zapatas aisladas, por su gran resistencia y economía en el costo y cantidad de materiales; mientras que las cimentaciones de mampostería, aun cuando son económicas, implican mayor cantidad de mano de obra.

Referencias

- Zapatas Aisladas. (2009). [Documento en línea]. Disponible en: http://www.construmatica.com/construpedia/Zapatas_Aisladas

- Cimentación. (2009). [Documento en línea]. Disponible en:
http://www.construyetucasa.net/index_archivos/Page636.htm

- La Mecánica de Suelos y Las Cimentaciones en las Construcciones Industriales. (2009). [Documento en línea]. Disponible en: http://grupos.unican.es/gidai/asignaturas/CI/Cimentaciones.pdf

- Reimbert, M. y Reimbert A. (1979). Presiones y asentamientos de las cimentaciones superficiales. Barcelona, España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada